17.5 °C
  16.9 °C

Hoteles Patrimoniales de Madeira

Descubra la fascinante historia y la vibrante cultura de Madeira a través de los encantadores hoteles patrimoniales que ofrece Madeira Selection. Estos alojamientos especiales combinan el encanto del pasado con las comodidades modernas, creando una experiencia realmente encantadora para su estancia.

Edificios antiguos reconvertidos en hoteles conservando su valor histórico y arquitectónico

Ofrecer una mirada al pasado y permitir a los visitantes conocer la historia y la cultura locales.

¿Qué son los hoteles patrimoniales?

Quinta da Serra Bio Hotel

5/5

Los programas de tratamiento ofrecidos en el Alpino Atlântico Ayurveda Hotel están cuidadosamente adaptados para satisfacer las necesidades holísticas de cada individuo. Con años de experiencia, el equipo del hotel comprende que los tratamientos ayurvédicos son profundamente personales y distintos para cada persona. Junto con estos enfoques individualizados, los programas también incluyen clases diarias de yoga y una variedad de actividades centradas en el Ayurveda, la nutrición y la meditación. Esta combinación integral garantiza una experiencia ayurvédica verdaderamente enriquecedora y transformadora para cada participante.

Siglo XIX

Con un fuerte compromiso con la autenticidad y la preservación de la historia y la biodiversidad, el hotel te invita a descubrir esta cautivadora faceta de la identidad de la isla. Experimenta el encanto del Quinta da Serra Bio Hotel y abraza una combinación armoniosa de confort, tranquilidad y responsabilidad ambiental.

En el cautivador bosque del patrimonio en Quinta da Serra Bio Hotel, encontrarás árboles magníficos y monumentales. Una rica historia que se remonta al siglo XIX, cuando la finca fue encargada por el cónsul británico Henry Veitch. Mientras exploras la finca, te encontrarás con varios monumentos históricos, incluida la icónica «Casa Madre».

De los doce árboles notables en el municipio de Câmara de Lobos, ocho pertenecen a Quinta da Serra. Estos árboles antiguos, que se estima tienen al menos 200 años de antigüedad, son testimonios vivientes de la armonía entre la naturaleza y la preservación humana.

Las Leyendas del Hotel

En el siglo XIX, en Jardim da Serra, Isla de Madeira, Sir Henry Veitch, el fundador de Quinta da Serra, organizaba misteriosas reuniones a las que asistían figuras influyentes, incluya Napoleón Bonaparte y su esposa Josefina. Napoleón, en su camino al exilio, se hospedó brevemente en Madeira y visitó la finca de Veitch. Según cuenta la leyenda, Veitch utilizó su influencia para alojar secretamente a Napoleón y Josefina en los legendarios jardines de la finca. Fueron tratados como huéspedes de honor, e incluso Veitch ofreció sus servicios a Napoleón. En agradecimiento, Napoleón le regaló a Veitch un par de guantes dorados, que posteriormente se colocaron en la piedra fundacional de una iglesia anglicana en Funchal.

Un noble escocés, nombrado Cónsul Británico de Madeira, se enamoró de un lugar pintoresco en la isla. Construyó una mansión rosa cerca de una cascada en este encantador rincón. Durante la construcción, se fijó en una joven mujer que llevaba un perfume único de una planta de eucalipto. Se enamoraron y se casaron en secreto, pero el cónsul tuvo que regresar a Inglaterra, prometiendo volver. Sin embargo, nunca lo hizo. Durante trece años, la joven mujer esperó, sus lágrimas regando el árbol de eucalipto, que dejó de crecer. Luego, un día, el cónsul regresó a caballo y el árbol volvió a crecer. La leyenda dice que abrazar el árbol en Quinta da Serra trae un amor eterno.

La leyenda cuenta de una isla habitada por criaturas místicas, donde se libró una feroz batalla entre dos bestias que buscaban controlar el agua, uno de los cuatro elementos. Su codicia maldecía a los peces de la zona, convirtiéndolos en híbridos negros, rojos y bicolor, representando la oscuridad. La batalla duró siete días y noches, desatando caos e ira en el mundo. El Cónsul Henry Veitch llegó a la isla y se enfrentó a las bestias exhaustas, negociando una tregua al octavo día. Consul Henry Veitch arrived on the island and confronted the exhausted beasts, negotiating a truce on the eighth day. Determinado a poner fin al reinado de las criaturas, el cónsul construyó un lago simétrico en medio del campo de batalla. Azulejos decorativos que simbolizaban los días y las noches de la batalla adornaban los costados del lago, con exuberantes árboles y jardines que ocultaban la devastación causada. Una levada, dividiendo el agua de manera equitativa, representaba la reconciliación entre las criaturas místicas. Sin embargo, a medida que crecía la población de la isla y el agua escaseaba, el lago fue manipulado y los azulejos históricos fueron destruidos violentamente, sirviendo como advertencia de las criaturas antiguas a la humanidad.

Quintinha de São João Hotel

5/5
Con sus raíces en los inicios del turismo en la isla, Quintinha de São João nació en 1998 con el objetivo de recrear el espíritu de las tradicionales «Quintas» madeiránas. Estas quintas servían como refugios para los viajeros en busca de paz, curación y descanso en el clima suave y seguro de la isla.

Como uno de los ejemplos restantes de las típicas Quintas madeirenses, Quintinha de São João tiene una profunda conexión con la historia de Madeira. Con el tiempo, la Quinta ha presenciado diversas transformaciones, evolucionando finalmente en un pequeño y encantador hotel de cinco estrellas con 42 habitaciones. Con cariño conocido como la «Quintinha», lleva consigo una esencia auténtica y rica que se puede sentir al explorar sus jardines y cada rincón del hotel.
Explicar el concepto de las Quintas y capturar la esencia de Quintinha de São João puede ser desafiante en el contexto actual. Sin embargo, una frase compartida por un huésped encapsula perfectamente la experiencia: «Cuando llegamos, parece que nos dan la bienvenida con un abrazo». De hecho, Quintinha de São João abraza a sus visitantes con una genuina sensación de calidez y hospitalidad.

Originalmente, la extensa Quinta estaba dividida en varias parcelas, una de las cuales se convirtió en Quintinha de São João. Reconociendo el potencial inexplorado de esta área no utilizada, el actual propietario, José Barreto, se embarcó en el viaje de crear Quintinha de São João, capturando el verdadero ambiente de las residencias históricas madeirenses.

Pisar Quintinha de São João significa sumergirse en el cautivador patrimonio e historia de Madeira, donde cada rincón cuenta una historia y el abrazo a la tradición se siente en todo momento.

Sé Boutique Hotel

4/5
Ubicado en el corazón de la ciudad, a pocos pasos de la Catedral de Funchal, este hotel ofrece una experiencia cosmopolita y urbana donde el arte y el encanto del pasado se fusionan sin problemas con la comodidad contemporánea. Su ubicación estratégica en un barrio vibrante, enriquecido por su proximidad a museos reconocidos y de fácil acceso a las principales atracciones de la ciudad, lo convierte en una elección ideal para los viajeros exigentes.

En cuestión de minutos, los huéspedes pueden explorar la zona histórica de Funchal, sumergirse en la animada atmósfera del Mercado dos Lavradores, ascender en el teleférico para disfrutar de vistas impresionantes o dar un paseo tranquilo por el pintoresco puerto deportivo.
La decoración del hotel se inspira en los rasgos distintivos de la Catedral de la Sé, un monumento de inmenso significado histórico, arquitectónico y artístico, que data de su construcción en 1493. Con 54 habitaciones, este exclusivo hotel boutique de 4 estrellas se enorgullece de su hospitalidad excepcional y excelencia en el servicio.

Los huéspedes pueden disfrutar de una exquisita gastronomía en los restaurantes del hotel o relajarse en el Bar Terraza, que ofrece seductoras vistas panorámicas de 360º de Funchal, abarcando las majestuosas montañas y el mar azul. Además, el hotel cuenta con una notable colección de obras de arte privadas en todo el establecimiento, añadiendo una capa adicional de intriga y fascinación.

Villa Alto Boutique Hotel

4/5

La Villa Alto se erige como una mansión representativa que data de finales del siglo XIX. Exhibe un vasto jardín que abarca varias hectáreas y una plantación de frutas. Con sus 14 habitaciones distribuidas en 4 pisos, la casa fue sometida a una renovación completa en 2002, preservando cuidadosamente su estilo arquitectónico original que desprende una atmósfera clásica y románticamente encantadora.

Siglo XIX

Ahora, integra sin problemas todas las comodidades modernas de la era actual, como internet, Wi-Fi, televisión por cable y satélite, una piscina y una mesa de billar. La casa cuenta con una decoración que evoca las tradicionales casas de campo madeirenses.

Experimenta la vida insular definitiva en su máximo esplendor. Despierta todos los días con impresionantes vistas del océano Atlántico Norte. Despierta todos los días con impresionantes vistas del océano Atlántico Norte. Situado en la cima de la montaña, es un refugio sereno y privado. Comienza tu día de la mejor manera con un delicioso desayuno servido en el comedor, asegurando un comienzo conveniente y agradable.

  17.5 °C
  16.9 °C

Receive exclusive Madeira insight and deals on your Email

  17.5 °C
  16.9 °C

Consulte nuestros hoteles favoritos!